Chiapas, México, periodismo

Chiapas: corrupción e impunidad

 

Por José Luis Castillejos Ambrocio

Los de la “mafia del poder” hicieron lo que quisieron en Chiapas. Lo saquearon, lo depredaron y hoy ese Estado es inviable económicamente.

Pero Andrés Manuel López Obrador, hoy presidente de México, no lo ve así. Y preocupa que se le vea abrazado, en fotos, junto al ex gobernador chiapaneco Manuel Velasco Coello, principal responsable político de ese supuesto robo descarado.

En Chiapas no pasa nada. Queda lejos de las decisiones del centro del país. Aquí pueden saquearlo, cualquiera puede hacer de las suyas y nadie dice nada. No, al menos en este gobierno de Morena, que protege al tristemente célebre “Güero” Velasco quien dejó al Estado en un caos, con deudas millonarias a proveedores, maestros y prestadores de servicios.

Los chiapanecos son de la opinión de que se meta preso al principal saqueador y que se someta a juicio político y se le retire del Senado de la República.

¿Pero cómo lograrlo cuando AMLO y el presidente del Senado, Ricardo Monreal Ávila, apañan y apapachan al ex mandatario chiapaneco que hoy goza de lo obtenido en los últimos seis años de gobierno?

“¡Que lo metan preso!”, es el grito popular contra Velasco Coello cuyo gobierno fallido terminó en un mar de acusaciones de corrupción, saqueo de las arcas y desvío de los fondos del Estado.

Esa situación dejó a Chiapas sumido en la miseria. Con municipios quebrados, hospitales con pocos recursos para operar, carreteras destruidas y ayuntamientos que no pueden salir adelante por no tener suficientes recursos.

Velasco incumplió con la reconstrucción de viviendas y escuelas dañadas por el sismo del 7 de septiembre del 2017, dejo en ruinas los servicios públicos de salud, deudas a sus trabajadores en ese sector y a los proveedores y prestadores de servicios e insumos, según la queja de la Asamblea Estatal Democrática (AED).

Esa actitud “valemadrista” de Velasco Coello hoy le está pasando la factura a la nueva administración de Rutilio Escandón Cadenas que no puede despegar. “Se llenaron los bolsillos de manera impune. La administración de Velasco Coello dejó en la miseria a millones de chiapanecos, ante tanto saqueo y desvíos millonarios”, de acuerdo a la AED.

El saqueo fue tal que dejó con deudas a los maestros interinos; provisionales 2015; idóneos 2016 y 2017 y a los docentes del Telebachillerato Comunitario.

En las redes sociales, entre los chiapanecos hay una sola voz: que se sancione con cárcel a Velasco Coello y que no se lo proteja.

Pero desde el Senado, Ricardo Monreal Ávila lo protege y AMLO se placea con él. Pero todo se remonta a una grabación, entre el primero y el entonces gobernador de Chiapas luego de que fueran detenidas tres colaboradoras de Monreal con un millón de pesos en Tapachula, Chiapas.

En el contexto de la grabación se escucha a Monreal cuando busca presionar a Velasco para que las mujeres alcancen su libertad. Las tres colaboradoras de Ricardo Monreal fueron identificadas como Bennelly Jocabeth Hernández Ruedas, Lizeth Semenow Ayala y Sofía Olvera Castro.

No es el único protector. Hasta hace poco el entonces diputado federal chiapaneco por el Partido Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), Guillermo Rafael Santiago Rodríguez protestaba contra el “Güero”. Denunció en aquel entonces toda la “robadera” que estaba haciendo Velasco Coello desde el inicio de su administración 8 de diciembre del 2012.

Hoy ese ex diputado, conocido como “Memito” guarda profundo silencio. Más bien le taparon la boca en la administración de AMLO y lo nombró la Secretaria de Bienestar, María Luisa Albores, director general del Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve).

Del otrora luchador que estuvo en plazas chiapanecas y protestó contra Velasco Coello, al lado de médicos y enfermeras, ya no se le escucha decir que promoverá un proceso de “juicio político” en contra del ex gobernador de Chiapas, por el desvío de recursos públicos, por la crisis en el sector salud, por el mal estado en que se encuentran las escuelas.

Fue “silenciado” Memito. Hoy por hoy no hay ningún legislador que promueva el encarcelamiento de Velasco Coello o alguien que lo obligue, a través de la denuncia, a resarcir los daños que ha provocado al Estado con el desvío de recursos.

Para los empobrecidos chiapanecos resulta indignante ver todo el poderío económico que hoy tiene el ex gobernador, su camarilla, su abuelo Fernando Coello Pedrero y su madre, Leticia Coello de Velasco.

Si realmente se audita a la administración de Velasco este terminaría con sus huesos en la cárcel de El Amate, en el municipio de Cintalapa, Chiapas. Está documentado un escandaloso caso de corrupción: una carretera en Arriaga de 18 millones de pesos de cinco kilómetros que supuestamente ya habían terminado y se pagó y no tenía ni un kilómetro de realizado. La presión llevó a concluirla pero hay dudas sobre su precio real.

A Rutilio Escandón Cadenas, el gobernador que intenta recomponer el camino no le queda otra que bailar con la más fea. El tránsito hacia la mejoría económica, creación de empleos, y consolidación de la gobernabilidad, será difícil. Pero no debe quedarse, al igual que López Obrador, en la mera denuncia mediática, sino en la concreción de hechos: formular una denuncia penal si se descubre millonarios desvíos.

Sólo así creeremos en una real transformación no sólo de Chiapas, sino de México.

joseluiscastillejos@gmail.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s